21 jun. 2010

Hábitos educativos y TICs - experimentando alternativas

Una experiencia educativa, apoyándonos en las TICs

En nuestras últimas actividades educativas de enseñanza de la informática, nos planteamos como objetivo (entre otros) en el nivel primario, el de desarrollar en los estudiantes hábitos de trabajo en grupo, lo que podríamos identificar con algunos comportamientos observables (obviamente es una reflexión acotada de la misma):
- Antes de tomar un acción frente al problema presentado al grupo, los estudiantes acuerdan el camino y la mejor solución; para luego desarrollarla.
- Cuando las soluciones propuestas no cumplen con lo esperado en la práctica, el grupo conversa sobre “cómo encarar una acción que sea solución”.
- Finalmente, luego de haber planificado la solución, aplicada y evaluada la misma, el grupo extrae conclusiones vinculadas al problema y cuál fue la mejor estrategia –solución alcanzada.

En nuestra breve experiencia con algunos grupos de 3er o 4to grado, en diferentes colegios de nivel primario, la tarea de encarar un dibujo; una presentación; un texto o una investigación casi siempre chocaba con una barrera: el bajo porcentaje de grupos que entendían cuál era el mejor modo de encararlo en equipo. En particular los chicos, que siempre tienden a toman el control de trabajo con la PC, van explorando acciones y de ese modo llegan a una solución satisfactoria, pero individualmente. Incluso lo natural para ellos es realizar cada uno el proyecto y contentarse con dos soluciones. Pero, ¿era esto lo que nos proponíamos como docentes?.

En verdad, nuestro interés era motivarlos a trabajar en grupo, enseñándoles algunos criterios que les permita este hábito desarrollarlo lenta pero sistemáticamente. Estamos seguros que decir “hagan en grupo tal tarea” no alcanza; debemos buscar un proceso de aprendizaje que les permita encontrarse en situaciones que requieran del compañero de equipo y les signifique una solución mejor y mas satisfactoria para ambos, y tenemos varias experiencias didácticas que nos apoyan en esta dirección. Ahora bien, ¿es posible utilizar alguna TIC que nos acompañe en este trabajo, como un modo mas de ayudarles a los estudiantes a “Trabajar en equipo”?, ¿ella será de utilidad para transferir el aprendizaje (no de la TIC) del hábito a otras actividades educativas?, finalmente ¿qué requisitos educativos son necesarios en la TIC para que cumplan con el objetivo propuesto?.

Nos propusimos incorporara una herramienta, que a modo de investigación, nos podría servir para sacarlos de la atracción de que genera la operación de la PC y sus utilitarios para orientarlos en el paso previo a una situación problemática: analizar el desafío con el grupo y establecer la mejor propuesta de solución. A tal efecto incorporamos una unidad de Programación en la curricula que avance sobre esta cuestión, apoyándonos en RoboMind v.2.2 interface de programación que permite desplazar un “Robot” por un mapa con obstáculos y, a partir de instrucciones simples, resolver algunas situaciones problemáticas que el docente le presenta. (http://www.robomind.net/en/index.html)

La aplicación tiene un parecido a lo que algunos aprendimos hace tiempo con el conocido lenguaje Logo, pero para los aprendices la herramienta no presenta problemas mayormente, al contrario les despierta curiosidad y motivación (en especial en los varones), y promueve en ellos esta manera de encarar la solución; destacada como comportamientos esperados para la habilidad de trabajo en grupo.

De nuestra breve experiencia, en estos grupos que estamos trabajando (dos colegios de gestión privada con dos personas por equipo), ya detectamos que ellos cambian el modo de enfrentar el planteo de la tarea, pues:

- Tanto las soluciones encontradas, como las que no resuelven el problema, han sido realizadas entre ambos estudiantes
- La digitación de las instrucciones en la interface no tiene importancia para ellos “quién lo hace” sino que lo central es resolver el problema
- Aprenden, algunos casos, a revisar los errores de sintaxis (las instrucciones son en Inglés, por la versión que elegimos)

Pero también nos encontramos que:
- Muchos caen en el concepto erróneo que el sistema no funciona por no entender que sus instrucciones son las que están mal redactadas y que no es un problema del software. (Esto si es interesante, pues para ellos pasó a ser un problema de su tarea no de un tercero)
- Necesitan un objetivo simple para comenzar a entrenarse en el manejo de la interface
- Algunos grupos pueden creer que es un juego y les cuesta despegarse de dicha visión al encarar la tarea

Para los docentes se nos presentan ahora algunos desafíos que estamos analizando cómo resolverlos, como ser esencialmente:
a) ¿Cómo asegurarnos que se consiguen los hábitos, para hacer una transferencia de aprendizaje a otras actividades o proyectos con TICs?
b) ¿Cómo influye en ellos el mecanismo de la interface para resolver los problemas, en cuanto al idioma de las instrucciones que es Inglés?
c) Al ser nuestro objetivo el desarrollo del hábito, ¿cuánto peso tiene en la generación del mismo el uso de esta TIC?
Sin dudas, como toda experiencia, no es sencilla transferirla a otros niveles o establecimientos, nos parece importante hacerlos participes a los estudiantes de “la autonomía para tomar ciertas decisiones” y en esto la herramienta nos brinda una interesante oportunidad, la de desarrollarla individual y grupalmente. Los próximos trabajos serán enriquecedores para todos. Veremos cómo los hábitos se van afianzando o no, pues nuestro interés es que la TIC nos provoque, les provoque, justamente eso: desarrollar en cada persona un hábito que pueda transferir a otras experiencias educativas, de vida para alcanzar su autonomía personal, aún en la edad que tiene.

Los próximos meses, seguramente tendremos más datos de la realidad y demostraciones de cuánto de lo propuesto por las cátedras, se han alcanzado o no y qué factores colaboraron o no en este proceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario